viernes, febrero 17, 2012

Sala de urgencias


Al parecer, la historia del hombre está más madura. El desarrollo de las ciencias presenta ahora muchas especialidades. Hoy más que nunca, hay mucha información y junto con ello una creciente incertidumbre. “Un mundo dominado únicamente por la ciencia y por la técnica podría incluso revelarse como inhabitable” (Joseph Gevaert).
Antes, los niños jugaban en la calle (sin asfalto), a las canicas, al trompo, a las escondidas,… Entonaban canciones inocentes. Existía el humor blanco. Los besos cándidos. Las casas y los automóviles eran cerrados sin necesidad de ponerles seguro.
Ahora llegó el pavimento, la televisión y los juegos electrónicos a cambiar la vida de los infantes. Existen canciones que hablan acerca de la violencia, el narcotráfico. El artista se desnuda con facilidad, en la televisión y a cualquier hora. Contamos con muchos servicios y tenemos que cuidarnos de que nuestras pertenencias no sean robadas.
El Internet ha cambiado totalmente nuestras vidas.
Ahora más que nunca podemos estar comunicados y el diálogo en las familias, a veces, es inexistente.
Max Scheler afirmó hace más de cincuenta años “el hombre ya no sabe lo que es y se da cuenta de que no lo sabe”.
¿Nos han dominado la ciencia y la tecnología? ¿O nosotros dominamos el mundo,… la creación?
Albert Camus asegura que solo hay una cuestión profunda en el ser humano, si la vida merece o no merece ser vivida. Ante el cansancio de la vida propone el sentido de admiración, para volver a comenzar y generar el movimiento de nuestra conciencia.
Es necesario reflexionar sobre nuestra pérdida de identidad. No se trata de buscar problemas, sino de enfrentar la vida, darle sentido. La vida se conquista. Hay que recuperar nuestro sentido de admiración. Hay que recuperar el valor de la libertad.

Para ti ¿Qué le ha sucedido al ser humano?

11 comentarios:

Ricardo Guadalupe dijo...

Aristóteles, es muy interesante tu post. Da que pensar.

Al respecto te contaré algo que me ronda la cabeza estos días: Observo cómo hay dos tendencias claras de ver la vida en el ser humano, dos ideologías dominantes y antagónicas por las que difícilmente nos podemos poner en el lugar del otro cuando éste no comparte nuestra ideología. Casi vemos al otro como el enemigo, el loco. No le entendemos, es imposible. Parece algo genético, si no no se explica. Me estoy refiriendo básicamente a lo que popularmente se conoce como ser de izquierdas o de derechas, pero que se extiende sin remedio a todos los aspectos de nuestras vidas (familia, creencias, trabajo, medio ambiente, economía, situaciones de conflicto, aspiraciones vitales,... En fin, a todo). Es posible que ese antagonismo sea necesario, para el equilibrio de la sociedad. No lo sé. Lo que sé, y en lo que insisto, es que no hay manera de ponerse de acuerdo. Hay una brecha que nos separa y nos separará siempre. Eso me temo.

Disculpa la extensión de mi comentario.
Un abrazo,
Ricardo

Humberto Dib dijo...

El ser humano "avanza", en otra época alguien habría escrito: "ahora el hombre tiene unos aparatos que reproducen la voz... y unas máquinas que capturan la imagen...".
Tenemos el síndrome de "todo tiempo pasado fue mejor", pero no, apenas fue diferente.
Claro que podemos criticar los valores, pero repito, también han sido criticados los valores de siglo XIX por la gente del siglo XVIII, y los del siglo XX por los del siglo XIX.
Tal vez el destino del ser humano sea degradarse más y más, o no, simplemente cambiar.
Un abrazo.
HD

lemon dijo...

De acuerdo con Humberto, la vida siempre tendrà sus etapas y la nueva etapa serà comparada con la anterior. La internet nos hace conocer mas gente interesante y con intereses en comùn por lo que no le veo lo malo a la modernizaciòn, al contrario podemos organizarnos desde lejos y al instante, lo que antes no se podìa! Supongo que es depende como uno vea el vaso... saludoz àcidoz =)

Enrique Hormigos dijo...

Ahí va una historia real.

Hace un par de años, en la última reunión de padres del curso, la tutora de los críos nos recomendó que aprovechasemos las vacaciones para pasar más tiempo con ellos:

-Intentad hablar con ellos, al menos, una hora al día.

Una de las madres levantó la mano y preguntó:

-Pero, esa hora ¿ha de ser de un tirón o sumándo todos los ratitos pequeños del día?

Mmmmmm...

Me pareció muy sintomático.
Todavía no sé muy bien de qué, pero me lo pareció.

Un saludo de un nuevo lector ;)

Cipriano Bonilla B. dijo...

o tampoco sabia que estabas por estos lados, me has dado una alegria saber que eres bloguero, trato de escribir lo que me sale del alma, humilde escritor frustrado, jajajajaja, un abrazo fuerta amigo mio!

Aristóteles dijo...

Ricardo Guadalupe, aquí la palabra se hace vida, puedes escribir lo que quieras y cuántas veces se te antoje. Hace poco inventé otra frase que también forma parte de mi vida –como la frase con la que vuelvo a iniciar mi blog- “la mejor manera de amar es el diálogo”. A veces, no podemos ponernos de acuerdo, como tú señalas, buscar el equilibrio. Somos egoístas.
Permíteme agregar dos ejemplos. De hecho, uno de ellos tenía pensado ponerlo en esta entrada. En España, hasta donde yo sé, cada ciudad, pueblo, por más pequeño que sea tiene todos los servicios públicos; lo supe porque visité una comunidad pequeña, donde está la Virgen del Rocío y me impactó que no tuviera calles pavimentadas; la persona con la que iba me comentó que todo España cuenta con pavimento, agua, luz y teléfono. Además, todos los habitantes españoles (incluso los extranjeros) tienen derecho a atención médica gratita (en caso de no tener recursos económicos).
Acá, el egoísmo, ha creado un país corrupto,… Es una cadena. A eso habría que agregarle que estamos preocupados por el día de mañana, por alguna enfermedad grave o algún accidente, por la falta de un seguro médico.
Pero, vamos, aquí estamos tu y yo poniéndonos de acuerdo. Gracias por estar aquí.

Humberto:
Te debo una entrada en la que hable sobre las cosas agradables y las ventajas de la modernidad; que superan por mucho a los aspectos negativos de la vida, por supuesto. Gracias por tu comentario.

Lemon:
¿Cómo va tu vida? ¡Un gusto tenerte aquí! Seguimos vivos y ácidos.

Enrique.
No sé si reír o llorar con lo que me has contado. Suena a película mexicana, en la que solemos reírnos de nuestras tragedias. Así somos los que vivimos en acá, del otro lado del charco ¿Así será todo el mundo? Siempre he dicho que un niño requiere el 100% de la atención de sus padres y precisamente, hace un par de semana, le comentaba a una madre familia que su hijo requiere de toda la atención del mundo, pero que nunca se la vamos a dar, debido a que simplemente tenemos otras actividades,… trabajo, estudios, todas las actividades del hogar; sin embargo, de nuestra parte esta hacer y tener un trato más humano con los demás ¡Y más con nuestra familia! Gracias por recordar que el tiempo tiene que ser de calidad y ¡Cálido!

Cipriano:
También le hacemos un poco a la filosofía. Saludos.

David C. dijo...

Hay mucho por hacer. La familia es la clave para que el mundo cambie. Eso involucra educación. Buen post para reflexionar.

TORO SALVAJE dijo...

La tecnología nos ha esclavizado.
Y será peor...

Saludos.

Ricardo Guadalupe dijo...

Gracias por contestar, por dialogar :-)

A ver si algún día visito tu tierra. Tengo sangre mexicana. Y la sangre tira.

Un abrazo

Cielo dijo...

Muy complicado, el ser humano es un animal de costumbres, un claro es ejemplo son las cartas, ya no se escriben, aparecieron los mail y ni que decir los sms.

La respuesta es que nos estamos haciendo un comodones.

un abrazo, y espero que te sirva mi muy racano punto de vista.

Aristóteles dijo...

Me adelanto a lo que reflexionaremos mucho más adelante,... Nos encontramos con los demás a través de la palabra; la palabra es el motor de la historia. De hecho, me agrada demasiado la frase con la que titulas tu blog.
Por supuesto que por mis venas corre sangre española ¡Mi madre patria! Bienvenido a México.
Nos vemos en Madrid.
Abrazos.

Cielo: gracias por estar aquí. Siempre es valorada la palabra en esta humilde casa. Te cuento que de las pocas cosas que guardo de la vida, con mucho afecto, es una caja chica con cartas (de correo "normal") de finales de los ochentas y principios de los noventas. Ups, no le sigo para no delatar mi edad, jajaja. Sobre "la comodidad", ya hablaremos,... domina el mundo.
Te abrazo yo también.